Aprender alemán, un reto que muchos temen sin motivo

En nuestra academia nos consultan muchos interesados en aprender alemán. Les informamos de precios, horarios, modalidad de cursos, etc. Cuando ya lo tienen todo claro, siempre acaba saliendo la pregunta: “pero, aprender alemán, es muy difícil ¿no?”. Los que hablamos castellano como lengua materna creemos que todo aquello que suena “raro” es, necesariamente, más difícil de aprender que nuestra propia lengua. Y, desde el punto de vista de una profesora de español que también habla alemán, ¡no es así en absoluto!

¿Verdadero o falso?

 

Sí, la pronunciación del alemán es diferente -y, por ello, requiere más tiempo aprenderla- que la del castellano. Básicamente, porque nosotros tenemos solo 5 vocales y estas tienen únicamente 5 sonidos. ¿Y punto? Pues sí. En idiomas como inglés, francés o alemán las combinaciones de dos o más vocales dan como resultado pronunciaciones diferentes. Además, en español hay siempre una vocal (o dos) como muletas de las consonantes. Y claro, vemos las palabras escritas en alemán con listas interminables de consonantes, y pensamos “eso es impronunciable”. Pero por experiencia os decimos que sí se puede aprender, y además con relativa facilidad.

 

¿Entonces, el español es más fácil?

 

Después de varios años dando clase de español a alumnos procedentes de Alemania (y de haber aprendido yo misma alemán hasta el nivel B2), mi teoría es la siguiente: el nivel A1 (inicial) es más fácil en español. Sí. Tenemos verbos irregulares en presente, pero la formación de frases y los artículos y pronombres son -relativamente- fáciles de aprender. La pronunciación tampoco presenta problemas. Los alumnos alcanzan un nivel A1 en pocas semanas, con cursos intensivos.

 

El español es muy difícil para los que lo aprenden

 

Peeeero… los niveles A2 y B1 de español ¡son dificilísimos! Quizá nosotros, como hablantes nativos, no nos damos cuenta. Pero piensa un momento si tienes algún amigo extranjero que lleve mucho tiempo aquí, y hable bastante fluido: suelen confundir “era o estaba, fue o estuve”. Y no me hagáis hablar del subjuntivo… XD

 

 

En cambio, según mi punto de vista y con nuestra experiencia en la academia, el alemán es todo lo contrario. Hay que reconocer que el nivel A1 es todo un reto, sí. El esquema de la oración en alemán es muy diferente, y cuesta un poco acostumbrarse al orden de la frase. También hay que memorizar el género de los sustantivos, y declinar los artículos, adjetivos y pronombres. Y eso, lógicamente, conlleva esfuerzo.

 

El alemán otro orden en la frase tiene.

 

Pero si tu intención es aprender alemán, ¡no desanimes! Es más, el alemán es una lengua muy agradecida. Cuando ya has superado los niveles A1 y A2, y tienes este nuevo “esquema” gramatical en la cabeza, hay un momento de “click”. Y, a partir de ahí, sin saber muy bien como, empiezas a hablar con mayor seguridad y soltura. De hecho, los pasados en alemán son ¡facilísimos! Casi solo usan una forma, y no es nada complicada de aprender. Imagínate poder decir siempre “he desayunado” (y no necesitar decir “desayuné” “desayunaba”).

 

Así que ya sabéis, con nuestros cursos de grupos reducidos, nuestras profesoras nativas y, sobre todo, con ganas y sin miedo de aprender alemán, ¡lo puedes conseguir!